MODESPHERA

you are the fashion

16th Century

El Siglo XVI fue protagonista del máximo apogeo del Renacimiento. Este movimiento fue fruto de la difusión de las ideas del humanismo que determinaron una nueva concepción del hombre y del mundo.
En este siglo se transforma notablemente el vestido. Los hombres utilizaban greguescos acuchillados con pretina, jubones con mangas acuchilladas, ahuecadas, anchas y ceñidas en las muñecas con forros enguatados. Los escotes eran cuadrados y los cuellos altos y con gorgueras. Los sayos con mangas se complementaban con tiras, vueltas de seda y collar. Como abrigos usaban mantos, capas, tabardos y casacas cortas con solapas y mangas.
Las calzas eran cortas, anchas por arriba y adornadas con oro y terciopelo.

El pelo se llevaba corto y la barba cerrada y en punta.
Los sombreros podían ser de alta o baja copa, con ala sin doblar. Eran habituales los bonetes de terciopelo con penacho a un lado, caperuzas y gorras con plumas.

Calzaban zapatos de terciopelo con una punta cuadrada, escarpines, botines y botas altas de gamuza y tacón de color.

Los vestidos de las mujeres incluían bullones, mangas abultadas, y acuchillados (cortes en la tela). El cuello se tapaba con una gorguera rizada.
Junto con la falda y sobrefalda se vestía el jubón o corpiño.
Como abrigo utilizaban la capa y la cofia para la cabeza.

A partir de la segunda mitad del siglo XVI y debido a la creciente importancia de la monarquía española, se impone en Europa el estilo de la corte del emperador Carlos I de España. Fue un estilo de gran sobriedad caracterizado por el uso de colores oscuros y prendas ceñidas sin arrugas ni pliegues y aspecto rígido, sobre todo en las mujeres.